El movimiento patronal en el ámbito deportivo es muy joven y, pese al buen trabajo realizado en los últimos años, tiene un amplio camino por recorrer para llegar a representar y defender los intereses generales de los empresarios del sector deportivo, un sector amplio y con muchas ramificaciones.

Para afirmar que es un movimiento muy joven no hace falta remontarse al año 1.771, en el que se crea en Cataluña la patronal más antigua de Europa, la Real Compañía de Hilados y Tejidos de Algodón… basta con echar la vista a 1.977, año en el que se funda la CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales) para agrupar a miles de asociaciones de empresas y autónomos.

Actualmente, la patronal de las empresas que trabajan en el Sector Deportivo es la FNEID, Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones Deportivas (el nombre es significativo, más adelante hablaremos de ello).  Fundada en 1.997 y formando parte de la CEOE desde 2.008, es la organización empresarial representativa del Deporte en dicha organización, junto con La Liga Nacional de Fútbol Profesional, que no tiene relación con el objeto de este artículo.

Para afirmar que tiene un amplio camino por recorrer para llevar a representar y defender los intereses generales de los empresarios del sector deportivo, primero hay que reconocer el camino andado por dicha asociación empresarial y los logros conseguidos que no son pocos:

  • Negociación de cuatro convenios colectivos
  • Interlocutor reconocido ante administraciones públicas, privadas y cualquier otro organismo
  • Diversos servicios para sus asociados, entre ellos una muy interesante asesoría jurídica
  • Generador de diversos acuerdos con proveedores del sector y de otros sectores con importantes ventajas para los asociados de FNEID
  • Representante de todo el sector de servicios deportivos prestados a personas físicas en la lucha por una fiscalidad justa (IVA) para estos servicios.
  • Representante de todas las instalaciones deportivas, independientemente de su modelo (concesión, boutique, prestación de servicios, Smart-price, Premium, etc) ante las entidades de gestión de derechos de propiedad intelectual para lograr unas tarifas adecuadas al sector.
  • Etc.

Pero es que, en realidad, el camino, además de amplio es complicado… El Deporte, como bien sabemos es transversal, en él intervienen muchísimos agentes y tiene gran cantidad de implicaciones: salud, gestión, instalaciones deportivas, gimnasios (con todas sus variantes), alto rendimiento, educación y docencia, eventos, social, etc. Y claro, FNEID, por su naturaleza: “patronal de empresas”, actúa sobre una parte importante pero concreta del sector: Empresas de Instalaciones Deportivas y Gimnasios.  No podemos pretender que solucione los problemas de todo el sector, incluidos aquellos que nos les corresponden.  Algunos lo hemos pretendido, y aunque siempre hemos encontrado total predisposición y toda la ayuda posible, hay ámbitos que quedan fuera del alcance de dicha federación: alto rendimiento, educación y docencia no oficial, federaciones, clubes deportivos (este último caso merece una importante reflexión sobre la idoneidad, quizás, de un marco legal específico)

Un buen ejemplo es el Convenio Colectivo Estatal para el Sector, una herramienta absolutamente necesaria para el buen funcionamiento del mismo, ya que establece los mínimos a cumplir en las relaciones entre Empresas y Trabajadores/as en el sector, en ese sector tan amplio…

Es necesario hacer memoria y recordar algo que todos los que llevamos cierto tiempo en este ámbito hemos vivido:

  • ¿Quién con más de 20 años de experiencia en el sector no recuerda haber trabajado en el ámbito deportivo (monitor deportivo, socorrista, monitor de campamentos, entrenador, etc.) sin contrato? (sí, lo sé, alguien me dirá que hace unos días trabajó sin contrato, pero hay que diferenciar entre lo que era práctica habitual en un sector en creación y desarrollo, no por ello justificable; y una excepción puntual consecuencia de la mala praxis de algunos/as).
  • Por esa misma época, los que teníamos la suerte de estar dados de alta, teníamos una relación laboral basada en el Estatuto de los Trabajadores.
  • ¿Quién no recuerda haber contratado o haber sido contratado bajo aquel maravilloso “Convenio Colectivo para Peluquerías, Institutos de Belleza, Gimnasios y Similares”?. El nombre hará sonrojar a más de uno.  Pero, ¿recuerdan que asociaciones patronales lo negociaron?: la Federación Española de Peluqueros y Peluquerías de Señoras y la Asociación Nacional de Empresas de Peluquerías de Caballeros.  Y si bien ahora, como decía, puede sonrojar a más de uno, fue la primera vez que encontramos un convenio colectivo en el que sentirnos mínimamente representados.
  • En 2.004, una vez constituida la FNEID, ésta y los sindicatos negocian el I Convenio Estatal de Instalaciones Deportivas y Gimnasios. Nombre en consonancia con el de la asociación que lo negocia.
  • Posteriormente en 2.006 entra en vigor el II, en 2.014 el III y en 2.018 el IV que actualmente está en vigor.

Por tanto, desde 2.004, las relacionales laborales son reguladas por el Convenio Estatal de Instalaciones Deportivas y Gimnasios y sucesivos.  Si bien es cierto que diversas Comunidades Autónomos, Provincias e incluso empresas, han negociado su propio Convenio Colectivo, tomaremos el estatal como referencia para subrayar la dificultad de representar a un sector tan amplio, y también como parte de la solución propuesta.

Si estamos de acuerdo en que, como comentaba anteriormente, nos encontramos ante un sector transversal, compuesto por distintos agentes; es fácil que estemos de acuerdo en que es muy difícil por no decir imposible que el convenio actual y que una patronal compuesta casi únicamente por empresas de instalaciones deportivas y gimnasios tenga la capacidad de atender las peculiaridades de todas las demás empresas anteriormente nombradas.

Éste no es un problema nuevo.  La FNEID surgió en 1.997 con una configuración bien diferente a la que tiene hoy en día, con unos componentes distintos; ya que obviamente el ámbito de las Instalaciones Deportivas y Gimnasios, no era el mismo en 1.997 que ahora.  Eso dio lugar alrededor del año 2.013 a un descontento generalizado en el mundo de las instalaciones deportivas y gimnasios con la patronal que les representaba.  Entre 2.015 y principios de 2.016, en un inteligente movimiento, la mayoría de las grandes cadenas de Centros de Fitness que habían unido fuerzas en la Fundación Vida Activa Saludable creada en diciembre de 2.014 (hoy en día Fundación España Activa) con el loable y aún vigente objetivo de impulsar la práctica de la actividad física en la sociedad; viéndose por primera vez unidos y estando de acuerdo en que la FNEID de esos días no les representaba, lograron primero en Federaciones y Asociaciones Autonómicas y finalmente en la Estatal, asumir la gestión de FNEID hasta hoy en día.

Bien, este mismo sentimiento impera hoy en día en otras empresas que si bien, se rigen por el Convenio de Instalaciones Deportivas, no han formado parte de la negociación del mismo, por no ser parte de FNEID, por no poder asociarse a la misma como consecuencia de los estatutos de esta, o bien por no ser simplemente una Instalación Deportiva y/o un Gimnasio.  Hablamos de:

  • Empresas y entidades dedicadas al Socorrismo en Playas y otros Espacios Naturales
  • Empresas que prestan servicios deportivos a administraciones públicas o entidades privadas (que, si bien no estuvieron en la mesa sí fueron consultadas y con canal abierto de comunicación permanente para que sus intereses fueran defendidos)
  • Clubes y Asociaciones Deportivas (obviamente, no son empresas, pero sí parte importante del sector)
  • Federaciones Deportivas (obviamente, no son empresas, pero sí parte importante del sector)
  • Empresas de Turismo Deportivo / Turismo Activo
  • Y sin duda algún otro tipo de entidades o colectivos que alguno tendrá en mente

¡¡No caigamos en la tentación de echarle la culpa a FNEID de esta situación!!, todo lo contrario, seamos coherentes; aprendamos de unas entidades que sintiendo que su patronal no les representaba, que la asociación empresarial que ostentaba representatividad de su sector ante administraciones públicas, privadas y cualquier organismo, no defendía sus intereses, tomó cartas en el asunto.

Dicho esto y recapitulando:

  • Si estamos de acuerdo en que estamos ante un sector transversal compuesto por gran cantidad de agentes de distintos tipos y naturaleza
  • Si estamos de acuerdo en que empresas de distintos tipos de actividades deportivas, clubes, federaciones, etc. tenemos gran cantidad de intereses comunes pero también peculiaridades y singularidades

Entonces aparece ante nosotros un camino a seguir bastante obvio… los distintos agentes debemos de caminar juntos en pro de un sector fuerte, relevante, notorio y unido.

Pero OJO!!!!, volviendo al principio, somos un sector joven; joven pero grande y relevante que a día de hoy no está todo lo unido que debieran… y la conocida frase “la unión hace la fuerza” es relevante en esta reflexión. El camino hacia una nueva organización patronal que titula este artículo es, en mi opinión, la creación de una asociación patronal más grande, más fuerte, integradora de los distintos tipos de empresas del sector deportivo, si hace falta contemplando subsectores, que tengan suficiente autonomía para representar sus intereses particulares; pero que camine junta en aquellos temas de interés común para el sector, y que consiga que todos los agentes den al deporte, a la actividad física en todas sus vertientes y en toda su transversalidad, la relevancia que tiene para la sociedad actual. Y además, con lazos y conexiones fuertes y fluidas con el resto del sector: educación y docencia, clubes y federaciones. 

 De esta manera seremos relevantes, aprovecharemos el camino recorrido por FNEID, que es importante; reforzaremos su estructura y su capacidad.  Estaremos a la altura de lo que defendemos y trabajamos: salud, educación, valores, ocio, diversión, socialización; ahí es nada!!!

Pd: Por cierto, parece oportuno que alguien llame a la Asociación Nacional de Empresas de Imagen Corporal, a la Federación Nacional de Asociaciones de Esteticistas y a la Asociación Nacional de Empresarios de Peluquería, Estética e Imagen Personal, y les avise de que dejen de negociar en nombre de los Gimnasios… el pasado 29 de junio de 2.018 acordaron con los sindicatos el nuevo “Convenio Colectivo de Trabajo para Peluquerías (¡bien!), Institutos de Belleza (¡bien!) y Gimnasios (¡mal!)”